Escuinapa, Sinaloa. – Durante sesión de Cabildo, la Síndico Procurador solicitó al Secretario del Ayuntamiento, Saúl Acosta Alemán, explicación sobre la situación que se vivió en Teacapán, donde un grupo de personas acudió al parque de la sindicatura para pintarlo.

“Por qué les cuartamos el derecho a la población a que le haga mejoras a una plazuela, no importa de dónde o como consigan las cosas, la cuestión es que se hagan mejoras”, dijo Olivia Santibáñez, Síndica Procuradora.

Olivia Santibáñez reclamó que mandaran patrullas, tratando como delincuentes a las personas que intentaban lograr un beneficio para su sindicatura.

“No estamos de acuerdo en ese tipo de acciones, de que le manden patrullas, tratándolos como delincuentes, porque están haciendo una obra de beneficio de embellecimiento a su plazuela, me guastaría que esto no volviera a pasar, y nos dieran una explicación lógica de esto que pasó en Teacapán”, solicitó la Síndico Procurador.

Al tomar la voz Saúl Acosta Alemán, dijo no tener nada que ocultar, ya brindó una réplica a los medios.

Mencionó que ellos (personas de Teacapán) dan su versión, pero no dan la versión de los hechos.

“Ellos dan su versión, pero no dan la versión de los hechos… a mí me hablan a las ocho y media casi nueve de la noche, de que había gente que no pertenecía al comité de obras… estaba el presidente del comité, pero nada más viendo”, dijo el Secretario.

Acosta Alemán dijo que él no sabía a qué iban las personas, porque solo llegaron y se plantaron ahí, sin decir nada, ni avisar.

Acusó a Lázaro Hernández, Síndico de Teacapán, de bocón y que esta vez se la regresaba, pues él tiene evidencia de que le ha citado para que acuda a ver temas sobre trabajos a realizar, comparándolo con el Comisario de Cristo Rey, siendo este más participativo.

Así mismo, mencionó que no se crea el dueño del pueblo y que no use la Policía Municipal a su antojo.

Invitó al Síndico a dialogar y acercarse, para trabajar en equipo, pues él no está cerrado al beneficio del pueblo, pero que no hagan las cosas a mitad de la noche, a horas que la gente no tiene idea de que se hace.

Esto fue lo que aconteció en Teacapán: